El presidente Martín Vizcarra debe darse cuenta de que la popularidad no es sostenible si no muestra resultados de gestión pública. Su popularidad en las encuestas cayó siete puntos en Lima y 12 en el sur, aunque en el norte subió 6 puntos. Se requieren reformas del Estado. Es urgente.