La mentira da pie a una sospecha. La sospecha es que la relación entre Odebrecht y el presidente Martín Vizcarra sea más cercana de lo que se cree. Es una hipótesis, y se tiene que investigar. El mandatario ha logrado encabezar la lucha contra la corrupción, incluso ha desmembrado a Fuerza Popular, pero que no crea que no va a tener oposición.