En su calidad de presidente del Congreso, el señor Daniel Salaverry tiene que ponerse a la altura de las circunstancias y sacar al parlamento del rol obstaculizador generado por la cúpula de Fuerza Popular y del Apra. De usted depende convertir al Congreso en una maquinaria pública de apoyo al gobierno en lugar de que continúe como un dique de obstaculización de la marcha del Ejecutivo.