Lo que está en juego en el Ministerio Público es la salida definitiva de un cogollo controlado por el Apra y el fujimorismo -en menor medida- al interior de la institución. Sacar a Chávarry no es un capricho.