El presidente Martín Vizcarra ha entendido que no es tiempo para caballazos. Las reformas en periodos democráticos requieren de consenso para desarrollarse con éxito. En los noventa las reformas se aprobaban por decreto; los tiempos han cambiado. Las reformas requieren manejarse con prudencia democrática