Quienes defienden los gobiernos de Alan García se equivocan. Su segundo gobierno gozó de una bonanza en el precio de las materias primas, con una boyante caja fiscal, pero no hizo reforma alguna, ni una. Su gobierno fue pro empresa, no pro mercado. El segundo gobierno de Alan fue mediocre; el primero, un desastre.