La reciente encuesta de Ipsos mostró que la aprobación del presidente Martín Vizcarra empezó a caer. No hay un cheque en blanco al nuevo gobierno, no hay una luna de miel. El jefe de Estado debe ser consciente de que requiere dar pasos rápidos para marcar una impronta que defina su gobierno.